La Estación Biológica “Francisco Guzmán Pasos” de la Facultad Regional Multidisciplinaria de la UNAN Managua en Chontales (UNAN FAREM Chontales), ubicada al pie de las mesetas de Hato Grande, estuvo amenazada de ser alcanzada por un incendio provocado por personas desconocidas en una propiedad vecina, exponiendo la vida de habitantes de la zona y causando graves daños a la biodiversidad de ese territorio.

Las lenguas de fuego se extendieron por la zona, entrando en una pequeña parte del bosque que la Estación Biológica, pero el paso fue bloquearon las unidades contra incendios y las llamas, avivadas por el viento, siguieron hacia la cima de la montaña

El incendio comenzó a eso de las 2:00 de la tarde del domingo 28 de abril del corriente 2019 en una propiedad que colinda por la noroeste de la Estación Biológica, ubicada en la comarca San Miguel, distante a unos 14 kilómetros al Oeste de la ciudad de Juigalpa Chontales

Personas desconocidas presuntamente prendieron fuego al monte para quemar la maleza y evitarse el pago a trabajadores para que rozarán el terreno para prepararlo para la siembra. De esta manera expusieron la vida de muchas personas y peligrando que las llamas arrasaran con el bosque de la Estación Biológica propiedad de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, Managua (UNAN Managua) y se extendiera mucho más por ese territorio del Oeste de la ciudad de Juigalpa.

Unidades contra incendios se activaron de inmediato

El incendio fue controlado gracias a la acción inmediata de la Unidad Contraincendios de la Estación Biológicas integrada por 5 trabajadores, quienes además contaron con el respaldo de 11 soldados del Ejército de Nicaragua, 6 miembros del Sistema Nacional Contra Incendios (SINACOI), personal de administrativo de la UNAN FAREM Chontales, del MARENA y de INAFOR que llegaron de inmediato al lugar y subieron hasta a la cúspide del sector de las Mesetas de Hato Grande, donde el siniestro tomaba fuerza debido a la altura y por las ráfagas de viento que lo avivaban.

Trabajadores de la UNAN FAREM Chontales, soldados del Ejército de Nicaragua y bomberos de Juigalpa lograron sofocar el siniestro

Fue gracias al esfuerzo de estas personas que trabajaron arduamente para controlar las llamas, que poniendo en riesgo sus vidas, bloquearon el paso de las llamas.

De esta manera, el área de bosque de la Estación Biológica y otras zonas aledañas de la Comunidad San Miguelito no fueron afectadas por las llamas, aunque el incendio continuó por la parte trasera del cerro.

Debido a la altura, era imposible llevar medios técnicos para sofocar al fuego, por lo que era apagado con ramas, exponiendo la vida de quienes acudieron en ayuda

Como comunidad Universitaria de la UNAN FAREM Chontales exhorta a los pobladores de la zona y de diversas partes de la región a reflexionar sobre el daño que se le causa a la naturaleza y a la vida provocando estas quemas, ya sea para preparar la tierra para la siembra o para cazar garrobos.

“Proteger nuestros bosques es una prioridad”, expresó la profesora Indiana Montoya Dompé, docente de Ingeniería Ambiental de la UNAN FAREM Chontales, quien además exhortó a dejar estas malas prácticas para cuando se prepara la tierra para la siembra y hace un cambio de mentalidad y actitud, utilizando las nuevas técnicas que garantizan una nueva manera de producción más eficiente, sin dañar lo poco que queda de los bosques.

Los trabajadores de la Estación Biológica formaron una Brigada Contraincendios y son los que detuvieron al siniestro que el año pasado 2018, azotó a las mesetas de Hato Grande, arrasando con 161 hectáreas de bosques.

Las unidades contra incendios luego de haber controlado el fuego hasta en la cima de las Mesetas de Hato Grande

¡2019: Año de la Reconciliación!

¡A la libertad por la Universidad!