En un Ceremonia Especial, la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua-Managua (UNAN-Managua) otorgó este lunes 11 de septiembre de 2017, el título póstumo de Doctor Honoris Causa en Educación y Humanidades al maestro Gregorio Aguilar Barea (qepd), y la Medalla de Honor de ésta Alma Mater, mismos que fueron recibidos por la profesora Socorro Aguilar Barea, hermana del insigne de educador de Chontales, nacido un 11 de septiembre de 1937 y fallecido en un accidente de tránsito en agosto de 1970.

La entrega del título fue hecha en el auditorio “13 de Diciembre” por el maestro Jaime López Lowery, Vicerrector General de la UNAN-Managua; y la medalla de la UNAN-Managua por el maestro Emilio José López Jarquín, Decano de la Facultad Regional Multidisciplinaria de la UNAN-Managua en Chontales (UNAN-FAREM Chontales), cumpliendo la resolución número 16-2017 del 1 de septiembre del corriente 2017.

El maestro Emilio José López Jarquín, Decano de la UNAN-FAREM Chontales, entrega la Medalla al Mérito de la UNAN-Managua del maestro Gregorio Aguilar Barea a su hermana doña Socorro Aguilar Barea

A la solemne ceremonia acompañaron a doña Socorro Aguilar Barea, su hermana Eloísa Aguilar Barea, y los sobrinos de Gregorio Aguilar Barea, hijos de doña Socorro; Roger, Luis Enrique, Sergio, Lester, Oscar Iván y Wilfredo Figueroa Aguilar.

También Holman Marín Marín, Presidente del Clan Intelectual de Chontales; el maestro Erwing de Castilla Urbina, Maestro Emérito de la UNAN-Managua y candidato a Alcalde de Juigalpa por el FSLN, el teniente coronel Guillermo Guzmán, jefe del Estado Mayor del V Comando Militar; Edelmira Acevedo, de Canatur Chontales; Deymis Vanessa Centeno, Delegada del Ministerio de Educación, los mejores estudiantes de los colegios de secundaria de Juigalpa; maestros y estudiantes de la UNAN-FAREM Chontales.

Sus huellas están marcadas en todo el departamento

La ceremonia fue un deleite en presentaciones culturales y en disertaciones sobre la estatura de este joven y gran maestro juigalpino, cuyas huellas están marcadas por todo el departamento; como el ensayo sobre “Las Humanidades de Gregorio Aguilar Barea” por el maestro Alexander Zosa Cano, Secretario del Clan Intelectual de Chontales; de Luis Enrique Figueroa Aguilar, sobrino de “Goyito”, quien recordó sobre sobre las nobles cualidades de su tío; el maestro Emilio José López Jarquín, quien hizo la apertura del acto, como el momento máximo por parte del maestro Jaime López Lowery, quien entregó el Título póstumo de Doctor Honoris Causa en Educación y Humanidades a doña Socorro Aguilar Barea, y el maestro López Jarquín que entregó la Medalla de Honor.

El maestro MSc Emilio José López Jarquín recordando los méritos del maestro Gregorio Aguilar Barea, que siguen actuales, que lo hacen merecedor de muchos reconocimientos, entre estos el de Doctor Honoris Causa en Educación y Humanidades a casi 50 años de su partida

En efecto, los asistentes disfrutaron de las magistrales presentaciones de la Orquesta de Cámara dirigida por el maestro Edmundo González Marenco; y el Coro Universitario “Rubén Darío” de la UNAN-Managua dirigido por el profesor Juan Ramón Vásquez, y la presentación de la solista Junielka Pérez, quien interpretó el Vals Amanda del maestro Alejandro Vega Matus.

Un educador que se adelantó a su tiempo

La apertura a la ceremonia la hizo el maestro MSc Emilio José López Jarquín, rememorando al maestro Omar Lazo Barberena, recientemente fallecido debido a un accidente de tránsito, afirmó que interpretaba al maestro Gregorio Aguilar Barea como “un hombre trascendido al momento que le tocó vivir. Un hombre que nos enseñó un pensamiento pedagógico para la historia, para el futuro”.

Explicó que analizando la extensa obra escrita y de hechos que dejó el maestro Aguilar Barea, se observa que dejó muchas elecciones como docente, que demuestran que se adelantó a su tiempo porque “comprendió que se debía educar en el aula y educar en la sociedad. Por eso fue que organizaba diferentes movimientos culturales, sociales, y políticos”.

Sostuvo que “Goyito”, como le recuerdan con cariño, “nos enseñó que la educación era social porque rompe con los esquemas de las estructura sociales y busca como integrar a la mayor cantidad de personas de la sociedad; jóvenes y adultos, a los movimientos socio culturales, (y muy) sistemático, porque es de la única forma que pudo haber hecho tanto en tan poco tiempo”.

El maestro López Jarquín hace ese análisis pensando en el tiempo, porque a pesar de que su vida fue muy corta, hizo tanto que sus obras lo trascienden. “Recuerden que parte a los 37 años, una edad muy muy corta, pero con una trascendencia más allá de lo imaginable, con un pensamiento actual, renovado, y por eso algunos contemporáneos de él, lo adjetivaron de la manera menos adecuada”.

El maestro Jaime López Lowery en un gran abrazo enviado por la profesora Ramona Rodríguez Pérez, Rectora Magnífica de la UNAN-Managua, para los familiares del maestro Gregorio Aguilar Barea y a los asistentes a la ceremonia

Su pedagogía también se adelantó al nuevo modelo de enseñanza que impera en el mundo actualmente, al aplicar en sus aulas de clase “un pensamiento pedagógico amable, firme, diría también terco. Que enseñó a sus discípulos a seguir las huellas de la historia, que les enseño a sentir la verdadera nacionalidad, la verdadera regionalidad, el verdadero amor a Juigalpa y a Chontales”.

Momento cumbre

Fue el maestro Jaime López Lowery, Vicerrector General de la UNAN-Managua, quien marcó el momento culminante de la ceremonia con la lectura de la resolución del Consejo universitario que, atendiendo la solicitud de la maestro Ramona Rodríguez Pérez, Rectora Magnífica de la UNAN-Managua, resolvió en la Sesión Ordinaria 16-2017 del 1 de septiembre del 2017, aprobar otorgamiento a título póstumo de Doctor Honoris Causa en Educación y Humanidades al profesor Gregorio Aguilar Barea. La profesora Rodríguez Pérez hizo la solicitud al CU atendiendo la petición del Consejo de Facultad de la UNAN-FAREM Chontales, cuya resolución fue emitida en la Sesión No 09-2017 del 10 de agosto de 2017. Y el Consejo de Facultad de la UNAN-FAREM Chontales hizo la petición a solicitud del Clan Intelectual de Chontales.

El maestro Jaime López Lowery con doña Socorro Aguilar Barea y doña Eloísa Aguilar Barea, hermanas del maestro Goyito, a su izquierda. A la derecha el profesor Erwing de Castilla Urbina, educador emérito de la UNAN-Managua y Candidato a Alcalde de Juigalpa por el FSLN

Icono de la educación y la cultura chontaleña

Para el otorgamiento del máximo reconocimiento de la UNAN-Managua al maestro Aguilar Barea, el Consejo Universitario consideró los vastos méritos del insigne docente chontaleño.

Entre estos “Que el profesor Gregorio Aguilar Barea constituye un ícono de la educación y la cultura en pro del desarrollo del departamento de Chontales y de la Nación. Que Desarrolló la pedagogía popular para hacer comprender a la sociedad la importancia de educar y culturizar como elemento catalizador del desarrollo y bienestar del pueblo nicaragüense”.

Por haber sido el fundador de organizaciones promotoras de la educación y la cultura, entre ellas; la Orquesta de Juigalpa, Clan de Muchachos Exploradores provenientes del Instituto Nacional de Chontales, de Cooperativas para estudiantes pobres, la Biblioteca de Juigalpa, el Liceo Agrícola, instituciones formadoras de varias generaciones de ciudadanos de Chontales y de otros departamentos de Nicaragua.

“Las Humanidades de Gregorio Aguilar Barea” fue la disertación que hizo el maestro Alexander Zosa Cano

Fue Fundador del Clan Intelectual de Chontales, del Museo Arqueológico, Zoológico Thomas Belt, instituciones que por más de 50 años han sido y siguen siendo referentes y laboratorios naturales para una gran cantidad de colegios e instituciones del país que aportan al conocimiento de la historia precolombina y el estudio de las especies animales locales y exóticas.

Que desde su fallecimiento en 1970, ha recibido homenajes póstumos como el Museo Arqueológico de Chontales Gregorio Aguilar Barea, Avenida principal de Juigalpa Gregorio Aguilar Barea, Paseo Peatonal Gregorio Aguilar Barea, Biblioteca Pública de Comalapa Gregorio Aguilar Barea, Busto en la Avenida GAB, Casa de la Cultura GAB, Escuela Normal de Chontales GAB, Promoción de maestros normalistas en 1979 In Memoriam de Gregorio Aguilar Barea.

Un sentimiento que sale del corazón para un ser irrepetible

Luego del homenaje, el maestro López Lowery expresó que este acto “No es una ceremonia formal, sino que nos surge del sentimiento, del corazón. Estas son verdaderas oportunidades en las que uno, como funcionario de esta Universidad, como nicaragüense, no puede evitar sentirse emocionado porque se trata de un reconocimiento a personas que han sido ejemplares, y que deben ser dignos referentes, como lo son, de nuestras actuaciones como personas, pero también como ciudadanos”.

Al analizar la personalidad del maestro de maestros chontaleños, el profesor López Lowery exclamó: “Al rendirle este justo homenaje; los universitarios, sus familiares, sus amigos, sus compañeros de labores, los ciudadanos, en fin el pueblo nicaragüense, todos debemos reconocer en la persona del profesor Gregorio Aguilar Barea, “Goyito”, a una gran persona, a un gran profesor, a un pedagogo y un mentor dedicado a la educación y a la cultura”.

Luis Enrique Figueroa, dijo que la familia se siente muy orgullosa de su tío Gregorio Aguilar Barea por su calidad de persona y también un orgullo de Chontales

Y afirmó: “El educador es aquella persona que está convencida que en el proceso de enseñanza-aprendizaje es donde la educación toma importancia, porque permite la construcción y autoafirmación que cada persona, en tanto ser individual, tiene el potencial de aprender de lo que debe; de ella misma y los demás; reconocer en cada persona, en cada ser humano, a un ser único e irrepetible cuya existencia trasciende y se instala en su entorno social mediante la comunicación, la colaboración y la cooperación, formas de desempeño social que inician en el seno familiar, para luego, a medida que se produce el desarrollo biológico, intelectual y espiritual, en  crecimiento profesional, individual y colectivo, va a dedicarse en la escuela y en la comunidad.

Vivimos orgullosos de él

Doña Socorro Aguilar Barea, quien diría unas palabras de agradecimiento, delegó en su hizo Luis Enrique Figueroa Aguilar, quien visiblemente muy emocionado, expresó que la familia tuvo que analizar para decidir si aceptar el homenaje, considerando que Goyito era un hombre muy humilde, sincero, desinteresado y que jamás acepto reconocimientos, porque consideraba que los homenajes debían ser para todas las personas que trabajaron con él para lograr que los proyectos se hicieran una realidad. Afirmó que por esa vida tan limpia y desinteresada que él siempre mostró, nosotros “…vivimos orgullosos de él”.

Luis Enrique recordó que entre “sus principales cualidades, era ser extremadamente humilde, con gran capacidad de organizar grupos y equipos, no trabaja solo. No aceptaba reconocimientos personales. Creía que el reconocimiento debía ser a la comunidad y que el bienestar de sus habitantes debía privar por encima de todo”.

Los familiares del maestro Gregorio Aguilar Barea

Era amigo, a veces padre y líder de los alumnos

Recordó que el maestro Aguilar Barea fue maestro del Instituto Nacional de Chontales, donde en el que en 1962 fue premiado como el Mejor Maestro, y de ese momento el maestro Omar Josué Lazo Barberena, también escritor e investigador de la cultura chontaleña, escribió: “Gregorio era el mejor porque era sereno en su explicación, porque era amigo, a veces padre y líder de los alumnos. Fue el mejor porque siempre fue el maestro en el aula, en el museo, en las excursiones. El mejor porque fue firme, inflexible ante las indisciplina, soberbio ante la mentira y la calumnia. Era el maestro bueno, amigo, compañero, hermano, altruista, generoso y solidario”.

“En la educación de generaciones quedaron sembradas sus huellas de pases por la vida, sembró en terreno fértil en generaciones que han permitido hoy pasarlo a la inmortalidad. Que siga presente en sus obras, en el estudio, en su vida y en su ejemplo”.

Fue por eso que la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, Managua le otorgó el Título Póstumo de Doctor Honoris Causa en Educación y Humanidades al Maestro Insigne de Chontales, Gregorio Aguilar Barea.

La Orquesta de Cámara, el Coro Rubén Darío con su solista Junielka Pérez, deleitaron a los asistentes a la ceremonia

¡A la libertad por la Universidad!