La población de las comunidades rurales sufren de muchas enfermedades causadas por parásitos intestinales que no saben cómo prevenirlas porque carecen de información sobre esos microbios, de los daños que provocan a las personas y de cómo llegan a su organismo, expresaron los padres de familia durante un encuentro efectuado en la Escuela Chaco Deleo de la comarca San Ramón, ubicada al Oeste de Juigalpa, con estudiantes de Bioanalisis Clínico de la Facultad Regional Multidisciplinaria de la UNAN-Managua en Chontales (UNAN-FAREM Chontales).

Los padres de familia agregaron que tienen pocos conocimientos sobre los parásitos intestinales porque nadie llega a examinar a los niños y adultos para saber sobre su estado de salud y porque nadie llega a darles charlas sobre medidas de higiene para prevenir se contaminados por estos microbios tan dañinos para las personas.

Los estudiantes del IV Año de Bioanalisis Clínico durante la charla que dieron a padres de familia de la Comarca San Ramón de Juigalpa sobre cómo prevenir las enfermedades causadas por parásitos intestinales

Los estudiantes de IV Año de la Licenciatura en Bioanalisis Clínico, que como parte de la asignatura de Parasitología Médica sostuvieron el encuentro con los padres de familia, fueron Fátima Gabriela Gaitán Álvarez, Denis Javier Gudiel Gudiel, Eyleang Elizabeth Romero Romero y Jeanetth de los Ángeles Traña Tablada, dirigidas por la profesora MSc. Carla Vanesa Ortiz Ramos.

Niños son los más afectados

Las enfermedades parasitarias intestinales son las principales causas de atención médica en el mundo, con mayor afectación en países pobres, donde la población más afectada es la infantil, incluso causante de muchas muertes de niños que viven malas condiciones higiénicas ligadas a la pobreza.

“Los parásitos intestinales se clasifican en 2 grupos: Los protozoos, generalmente amebas y flagelados, y los Helmintos o gusanos que pueden ser patógenos o comensales, con diferente hábitat intestinal”, según el informe que hicieron los estudiantes.

En Nicaragua no se hacen investigaciones epidemiológicas urbanas ni rurales

Ellos consideran que en Nicaragua se hacen pocos estudios a la población en general sobre la parasitosis intestinal, tal vez debido a los altos costos para hacer investigaciones locales o generales en las ciudades o en el área rural.

Lo datos estadísticos epidemiológicos del país se obtienen solo mediante los Exámenes Generales de Heces que se toman a los pacientes cuando llegan a los Centros de Salud u hospitales, padeciendo de las enfermedades que producen los parásitos intestinales.

Los objetivos que se propusieron los estudiantes en el encuentro con los padres de familia de esta escuela rural fueron: Explicarles que significa parasitosis intestinal, Detallarles algunos factores que influyen en la diseminación de la parasitosis, sobre los síntomas más frecuente de las parasitosis intestinales y la importancia de hacerse el Examen General de Heces (EGH).

También: Promover en ellos el interés de mantenerse informarse sobre los parásitos intestinales para saber cómo prevenir que sus niños y ellos se infecten de parásitos y  desparasitarse periódicamente para mantener para evitar que estos microbios les causan enfermedades que a veces pueden ser mortales.

Como de manera general, los padres de familia revelaron que desconocen cómo se contaminan de parásitos y cuáles son los diversos tipos que afectan al ser humano y como llegan a su organismo, los estudiantes bioanalistas les explicaron que “las parasitosis intestinales son infecciones que pueden producirse por la ingestión de quistes de protozoos o huevos o larvas de gusanos o por la penetración de larvas mediante la piel cuando se hace contacto con excrementos humanos o de animales diseminados por suelo.

Las madres agradecieron la charla sobre parásitos intestinales y expresaron que desconocen como prevenir que éstos lleguen al organismo

Causas que provocan las parasitosis intestinales

Contaminación fecal: es el factor más importante en la diseminación de la parasitosis intestinal, debido a que generan contaminación de los suelos y del agua de consumo, es frecuente en región en zonas de pobreza donde no existe una adecuada disposición de excretas y la defecación se la hace en el suelo, contaminando las aguas, las cosechas de productos alimenticios, y el contacto de manos y pies con las heces fecales.

Condiciones ambientales: la presencia de suelos húmedos y con temperaturas apropiadas, son indispensables para la sobrevivencia de los parásitos.

     Vida rural: la ausencia de letrinas en los lugares de trabajo rural es el factor predominante para la alta prevalencia de la parasitosis intestinales en esas zonas, la costumbre de no usar zapatos y tener contacto con aguas contaminadas.

     Deficiencias de higiene y educación: la mala higiene personal y la ausencia de conocimiento sobre transmisión y prevención de las enfermedades parasitarias, son factores favorables.

Costumbres alimenticias: la contaminación de alimentos y agua de consumo favorece el parasitismo intestinal, la ingestión de carnes crudas o mal cocinadas permite la infección por tenias, toxoplasma y Trichinella, todos estos factores mencionados son considerados los más importantes a tomar en cuenta.

     Migraciones humanas: movimiento de personas de zonas endémicas a no endémicas han permitido la diseminación de ciertas parasitosis.

Sintomatología

Los síntomas que producen estas entidades infecciosas varían según el tipo de parásitos. En muchos casos pueden pasar inadvertidas, son asintomáticas y se resuelven de forma espontánea. La sintomatología con la que cursan es típicamente digestiva.

Los síntomas pueden variar desde un cuadro de dolor abdominal leve, diarrea auto limitada, náuseas, vómitos, estreñimiento y hasta diarrea crónica, síntomas dispépticos, desnutrición y malabsorción. Se cree que las deficiencias nutricionales y los estados carenciales que producen estos parásitos, fundamentalmente las helmintiasis, pueden llevar en un porcentaje significativo de los niños parasitados a notables retrasos en su desarrollo físico y cognitivo.

¡Año de la internacionalización de la universidad!

¡A la libertad por la universidad!