Fue una mañana de degustar los deliciosos platillos hechos por 47 estudiantes del Tercer Año de la Licenciatura Bioanalisis Clínico y de los 7 del Segundo Año Ingeniera en Agronomía, ofrecidos durante la Feria de Alimentos que hicieron en el Auditorio “13 de Diciembre” de la Facultad Regional Multidisciplinaria de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, Managua (UNAN Managua) en Chontales (UNAN FAREM Chontales).

En la feria había de todos los platillos populares y muy deliciosos de la mesa culinaria nacional

La elaboración de los diversos platillos típicos nicaragüenses elaborados por los estudiantes de Bioanalisis Clínico y Agronomía era parte del trabajo final de la asignatura Seminario de Formación Integral impartida por la profesora MSc. Ligia Nancy Cajina Pérez.

Promover interacción entre los compañeros de clase

También tenía como objetivo la interacción entre los jóvenes, tanto en las tareas de preparación de los alimentos y bebidas, como en el montaje de la feria y en la exposición de los mismos.

Sin embargo, no se trataba de “hacerlos por hacer”, sino que fueran de alta calidad en el gusto, presentación e higiene y eso lo calificaron los jurados.

Jurados

Los jurados degustando uno de los platillos

En el caso de Bioanalisis Clínico, los jurados fueron los maestros Miguel Ernesto Lacayo Bermúdez, Amín Andrés Flores y Ronier Eliezar Peña López.

Los jurados de Agronomía fueron los docentes, Amín Andrés Flores y Ronier Eliezar Peña López y Jorge Rafael Ortiz Torrez.

Los estudiantes de Bioanalisis Clínico se organizaron en 8 grupos y cada grupo elaboró un platillo, postre o alguna bebida típica nicaragüense y hasta designaron el nombre del grupo dependiendo de la historia del platillo o por el nombre del mismo.

Las Locas Lacayo, Las Palomitas Guasirucas, Las Indias Viejas y…

Los alimentos ofrecidos era: Vigoran por Las Locas Lacayo. La Palomitas Guasirucas se lucieron con el Chancho con yuca y pinolillo. Las Prehispánicas de maíz que hicieron chicha de maíz. Recetas Chilita ofrecieron el rico Gallo Pinto acompañado de cerdo adobado, tajadas maduras fritas, cuajada, crema y pinolillo. El grupo Nicaragüenses por gracia de Dios elaboró el Pío V, Atol de Maizena y Arroz con Leche. Las muchachas de El Gûegûense Nica elaboraron Guiso de Chilote y pinol. Las Indias Viejas elaboraron el delicioso platillo de Indio viejo que también se sirve con arroz y plátano frito o tortillas.

El rico e infaltable vigoròn en los mercados, parques y fritanguerìas de Nicaragua

Otro grupo dio a disfrutar el riquísimo quesillo de Santo Tomás, el postre de cajeta de leche y café, otro grupo se llevó las palmas con el exquisito natacamal, considerado por el jurado como uno de los mejores platillos.

Los del Caballo Bayo

Mientras que los 6 estudiantes del Segundo Año de Ingeniería Agronómica; Alejandro José Aràuz Aràuz, Francis Campos, Junielka Galeano García, Vanessa Hurtado Aragón, Reudin Matus Amador y Bryan Ruiz Chavarría prepararon y dieron a degustar el surtido popular Caballo Bayo.

El vigorón

El Chancho con yuca y pinol abren el apetito a cualquiera

Entre estos ricos alimentos estaba el vigorón elaborado por Las Locas Lacayo en homenaje a la granadina María Luisa Cisneros Lacayo, quien inventó esta comida tan popular en el país y que contiene los mismos ingredientes de la dieta nicaragüense; el chicharrón o torreja de cerdo, la yuca bien cocida, ensalada de repollo con tomate, zanahoria, mimbre, vinagre y un punto de sal y jugo de limón. Originalmente se servía sobre hojas de chagüite.

Cisneros Lacayo le puso el nombre de Vigoròn porque en ese tiempo en 1914, se vendían en las farmacias y hasta pulperías el tónico reconstituyente Vigorón que era para dar fortaleza a los hombres. Ella comenzó a venderlo en las entradas de los parques de béisbol y lo ofrecía como un alimento nuevo y distinto que daba fortaleza a los hombres para pegar grandes batazos en los juegos.

¿Por qué el nombre de Pío V?

Gallo pinto con cerdo adobado, cuajada, tajadas y una chilito picante

Los estudiantes del grupo Nicaragüenses por gracia de Dios, explicaron que ese postre debe su nombre a doña Juana Lazo de Figueroa, de la ciudad de León, Nicaragua, quien lo elaboró en diciembre del año 1566, cuando la comunidad de esa ciudad decidió dar un banquete de recibimiento al nuevo gobernador de Nicaragua, Don Alonso de Casaos, en sustitución de don Juan Vázquez de Coronado, fallecido repentinamente.

Doña Juana, apoyada por damas españolas fueron las encargadas de preparar el menú para Don Alonso, entonces ella decidió innovar con un postre exquisito que jamás se había elaborado ni probado nadie. Como ya se saboreaba de la Sopa Borracha y del Atolillo

Como en ese tiempo en León ya se había experimentos con variantes de las natillas españolas, pero con ingredientes nativos nicaragüenses; como el atolillo, los pastelillos diluidos en vino y combinados con miel, que llamaron Sopa borracha. Entonces doña Juana decidió mezclar esos postres en un solo y ponerle otro nombre. Hizo la sopa borracha y luego la vació en tacitas y encima le puso el atolillo con polvillo de canela.

¡Mmmmmmm, que delicia!

En la noche, durante la cena con participación de la sociedad leonesa y las autoridades españolas dando la bienvenida a Don Alonso, llegó el momento del postre. Cuando le sirvieron el nueva delicia inventada por doña Juana Lazo de Figueroa, que ella había adelantado que ese momento sería inolvidable para el gobernador.

En efecto, le dieron el postre y al degustarlo exclamó: “Mmmmmmm, delicioso” y pidió conocer quien lo había preparado. Entonces fueron a llamar a Doña Juana y al verla el gobernador le expresó: “Señora mía, la felicito. Desde que dejé la Madre Patria no había probado manjar alguno con sabor tan delicioso” y “No obstante, tengo una curiosidad. ¿Cómo se llama esta obra de arte?”. Doña Juana se quedó pensativa un instante para seguidamente responderle: “Pío Quinto su excelencia”.

El Pío V y otros deliciosos postres

“Cómo el nuevo Papa, interesante”, respondió el gobernador Don Alonso.

Señora mía, dijo don Alonso, -la felicito, desde que dejé la Madre Patria no había probado manjar alguno con un sabor tan delicioso. -No obstante, tengo una curiosidad, ¿cómo se llama esta obra de arte?  Doña Juana sonrojó y quedó pensativa un instante y luego sin vacilar le dijo: Pío Quinto, Su Excelencia.  Ah, dijo el Gobernador, como el nuevo Papa, interesante.

Precisamente ese año, había fallecido el Papa Pío IV y en su lugar fue nombrado para sentarse en la silla papa el Cardenal Antonio Michelle Ghiselieri, quien se llamó Pío V.

¡Año de la internacionalización de la universidad!

¡A la libertad por la universidad!