Los abuelitos del Asilo de Ancianos “Padre Miguel Gonfia Lazzari” de Juigalpa, Chontales, pasaron un día muy alegre durante la celebración de los 25 años de fundado, disfrutando de todo aquello que les gusta, desde comidas, refrescos y hasta presentaciones culturales.

El Asilo fue fundado por el padre Miguel Gonfia Lazari aproximadamente en octubre de 1992, pues sufría al ver a los ancianitos a la deriva por las calles de la ciudad y de otras comunidades del departamento de Chontales, por lo que se propuso hacer un hogar para ellos, hasta que lo logró golpeando puertas por todas partes.

Tarde de piñatas

En las celebraciones del asilo nunca faltan las ayudas y animaciones culturales de los adolescentes y jóvenes de las Aldeas SOS de Juigalpa, pues su existencia en la ciudad tambièn es una noble obra del padre Gonfia Lazzari, explicó la doctora Dijana Blandino de Hovard, médico voluntaria que atiene a los abuelitos desde hace 8 años.

En horas de ocio los abuelitos conversan  o ven televisión

En este hogar ubicado a dos kilómetros al sur de Juigalpa, sobre la carrera hacia Santo Tomás, hay 40 ancianitos, 19 mujeres y 21 varones. Ellos son atendidos por un personal de 12 trabajadores que les atienden en todo; desde el aseo personal, lavado de ropa, alistado de camas, alimentación y hasta de estar pendientes de sus dolencias.

Los estudiantes de la carrera de enfermería de la UNAN-FAREM Chontales también llegan a atenderlos durante el transcurso del año, los examinan y les dan medicamos.

Una misa

Durante la celebración del 25 aniversario lo iniciaron con la celebración de una misa y después departieron con un rico almuerzo, disfrutando de sopa de res y otras comidas. Para darles a todos y que disfrutaran mucho fueron destazadas una res y un cerdo.

La alegría no terminó allí, sino que después disfrutaron de una tarde cultural con presentaciones culturales de jóvenes de las Aldeas SOS, un grupo de chicheros le puso son a la fiesta y los abuelitos hasta pasaron a bailar y quiebras piñatas.

El asilo subsiste por donaciones

El Asilo funciona gracias a donaciones económicas, de alimentos gracias a gestiones que hace una una junta directiva, tanto para el pago del personal como para la atención que ellos necesitan para pasar una vejez tranquila y de calidad.

Estudiantes de enfermería de la UNAN-FAREM Chontales atendiendo a los abuelitos del Hogar de Ancianos Padre Miguel Gonfia Lazzari de Juigalpa

La Alcaldía de Juigalpa dona mensualmente recursos para el pago de los servicios básicos, la Fundación Americana Nicaragüenses le da ayudas de alimentos y de recursos para completar el pago de salarios del personal.

También ayudan personas particulares, instituciones públicas y privadas del departamento de Chontales.

Muy bien para nuestros abuelos que dieron su juventud y su vida para los jóvenes pudieran estudiar y formarse para servir a la comunidad. De esta manera se les retribuye algo por tanto sacrificio que dieron a su familia y a la sociedad.

Ellos merecen tener una ancianidad tranquila, de calidad, sin que les falte nada y con el debido cuido y atención médica.