Una demostración de fortaleza y de calidad reconoció el maestro Pedro Aburto Jarquín, Vicerrector Administrativo de ésta Alma Mater, en la Facultad Regional Multidisciplinaria de la UNAN-Managua en Juigalpa (UNAN-FAREM Chontales), al observar a un grupo de estudiantes que tienen promedio de notas de 70 a 79 por ciento y otros más numerosos con puntaje 80 a 89 y un tercero que es Excelencia Académica por tener promedios 90 a 98 por ciento.

Momentos antes, 46 estudiantes de unos 500 que participaron en los Juegos Académicos 2016, habían recibido diplomas de reconocimientos por haber sido los mejores durante ese evento que incluyen la Copa Matemática “Miguel Ángel Sequeira Hernández” 2016, un concurso de Canto de Música Nacional, Declamaciones de Poesías y Declamación Coral de obras de Rubén Darío, Redacción y Ortografía, de Periódicos Murales, de Platillos, Postres y Refrescos.

Maestro Emilio José López Jarquín. Decano de la UNAN-FAREM Chontales

También se habían entregado diplomas, estolas y medallas a los tres mejores docentes, a los tres estudiantes con la máxima excelencia académica, a los dos mejores trabajadores administrativos, a los estudiantes destacados en cultura, deportes y a los tres personajes destacados de la Cultura Popular Chontaleña.

Ante tanto derroche de calidad, el maestro Aburto Jarquín exclamó ¡woao! Y hasta dijo sentirse “asombrado” al observar la cantidad de estudiantes que se puso de pie en el auditorio “13 de Diciembre” atendiendo el llamado del maestro Emilio José López Jarquín, Decano de la UNAN-FAREM Chontales, a que se levantaran los de promedio de 70 a 79, luego de 80 a 89 y después los 90 a 98.

El maestro López Jarquín lo hizo para saludar y felicitarlos, pues gracias a sus esfuerzos en el estudio, fueron los primeros, segundos y terceros mejores estudiantes de la UNAN-FAREM Chontales en el 2015. Esto ocurrió durante el acto de celebración del XXVIII aniversario de fundación de nuestra facultad que funciona en el Recinto “Cornelio Silva Argüello”.

No conformarse con ser los mejores estudiantes, sino en aprender para la vida

Los mejores maestros de la UNAN-FAREM Chontales 2016; de izquierda a derecha William René Pérez Aburto, Lilliam Tablada y Jairo Josè Flores, mejor maestro de la Facultad y el mejor de toda la UNAN-Managua en el 2016

Momentos antes el maestro López Jarquín también había llamado a no conformarse con ser mejores estudiantes, docentes o trabajadores administrativos de la UNAN-FAREM Chontales, sino que deben estar dispuestos a ser excelentes para no sólo mantener el liderazgo y la calidad como universidad, sino para trascender las fronteras y ser de las mejores de Nicaragua y de Latinoamérica.

Afirmó que deben estar dispuestos “a desaprender lo que nos atrasa y aprender lo que nos hace avanzar”. Los maestros a dedicarse “a enseñar a aprender y a los estudiantes a aprender a aprender” para vencer los obstáculos que impiden el desarrollo personal y del país.

Agregó que los estudiantes no deben ser del momento, de estudiar y memorizar cuando van a hacer exámenes, sino que deben estudiar para tener un futuro mejor y dar mejor calidad de vida a sus hijos. Es decir que deben pensar en ser “estudiantes para la vida, los docentes a enseñar para la vida” y los trabajadores administrativos en acompañar a la universidad “en este proceso de enseñar y aprender para la vida”.

Asombrado

Al respecto, el maestro Aburto Jarquín reafirmó siguiendo el sentido de lo expresado por el maestro López Jarquín y de lo observado por él en el evento. “Me he quedado asombrado de la calidad. Esa es la calidad que necesitamos para lograr la acreditación universitaria”. Y reiteró que “esta demostración de fortaleza de la calidad que tiene la UNAN-FAREM Chontales, nos demuestra que está cerca de la acreditación universitaria” como facultad.

El maestro Pedro Aburto Jarquìn entregando los diplomas a dos mejores trabajadores de la facultad en el 2016; Xiomara Hurtado Pèrez y Nestor Otero

Y explicó qué es la acreditación. “Es el reconocimiento del pueblo, de la sociedad, de los docentes, de los trabajadores administrativos, estudiantes y de la comunidad en general al trabajo que hacen las instituciones de educación superior en el mundo y particularmente lo que se hace aquí” en la UNAN-FAREM Chontales. Este es un indicador  en el mundo cuando a una universidad se le acredita por ser la mejor, reiteró.

El reto

Añadió que la UNAN-Managua inició su camino hacia la acreditación con el proceso de autoevaluación institucional que evidenció las fortalezas y debilidades de la universidad, lo que a su vez dio la oportunidad de cambiar esas debilidades en fortalezas y a las amenazas y debilidades en oportunidades para mejorar.

Este es el reto no sólo de la Rectora Magnífica Ramona Rodríguez Pérez, sino también de los decanos de las cinco facultades nacionales y de las cuatro facultades regionales de Chontales, Carazo, Matagalpa y Estelí, pues todos deben contribuir a que los maestros continúen siendo “escultores de la conciencia, del alma y de la mente del estudiante”.

Es decir, ser como un escultor que, con sus herramientas y día tras día, va moldeando la roca hasta convertirla en una obra de arte, que sorprende por su belleza. Por eso el maestro debe ser un escultor de sus estudiantes, que los va cultivando, impulsando a la creatividad en ellos y enseñándoles a la reflexión y al pensamiento crítico, explicó el maestro Aburto Jarquín.

Ellos son Excelencia Académica 2015: Cristhel Marieth Rocha Suárez, con promedio de 98; Jorge Rafael Ortiz Torres, con 96, y Alfredo César González Alarcón con 95.83. ¡Woaooo!

No ser un mero instructor de conocimientos

En este sentido, dijo que los maestros no deben ser “meros instructores de conocimientos”, como aún ocurre con algunos docentes universitarios en la UNAN-Managua, en Nicaragua y en Latinoamérica, sino que deben “ser más proactivos, en llevar a los estudiantes a la reflexión, a utilizar la investigación como un método significativo (de trabajo) y hacer que los estudiantes apliquen los conocimientos adquiridos en función del desarrollo local, social y del país.»

Los estudiantes tampoco deben conformarse con ser los mejores, sino que junto con sus organizaciones deben liderar, en el caso de la UNAN-FAREM Chontales, un movimiento estudiantil que trabaje para mantener el prestigio educativo de su facultad, pues eso también será indispensable para que la facultad salga vencedora en todos los procesos para la Acreditación Universitaria. Es decir que sea reconocida como la mejor del país y a nivel internacional.

Los maestros Rolando Enrique Cordero Aburto y Miguel Ángel Sequeira Hernández entregan medallas y la copa de campeones a estudiantes del Colegio “Nuestra Señora de la Asunción” de Juigalpa, vencedores de la Copa Matemáticas 2016

El reto

Pero el reto aún está allí y es que el Decanato, los docentes, los estudiantes y los trabajadores continúen con los procesos para mejorar la calidad. No basta con estar conscientes de la defensa de los derechos gremiales, sino en “cumplir y hacer cumplir, apoyar y desarrollar a la Visión institucional, pues en esa medida, el producto final, dentro de 5 o 10 años, será la acreditación nacional e internacional de la UNAN-Managua como la mejor del país”, sostuvo el maestro Aburto Jarquín.

En referencia a la calidad de la educación en la UNAN-FAREM Chontales, afirmó que no se trata de “hablar por hablar” y puso como ejemplos los saltos nacionales e internacionales que ha dado esta facultad de la UNAN-Managua. Estos son 27 carreras de grado, tres de posgrado;  un Doctorado en Educación de Intervención Social con la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla, España; un Doctorado en Matemática Aplicada con la Universidad de Las Villas, de Villa Clara, Cuba; y el Doctorado en Ciencias Informáticas que iniciará en la última semana de julio de 2016.

El coro de la UNAN-FAREM Chontales también se destacó por la calidad de su participación en el acto del XXVIII aniversario de la facultad.

Una universidad nueva

Agregó que sólo en la FAREM Chontales hay 232 maestros sacando maestrías y doctorados de la UNAN-Managua, de diversas universidades y de secundaria.

Esto representa un gran salto de calidad para los próximos cinco años para nuestra Alma Mater, que será una universidad nueva, con mayor calidad y con mejor visión al contar con una plantilla de docentes de alto nivel de estudios, la mayoría con doctorados y otros con maestrías.

¡A la libertad por la universidad!