Las 54 Comisiones Municipales de Paz de Juigalpa, integradas por unas 2000 personas que trabajan en la promoción de la paz y la reconciliación en todas las comunidades y barrios de este municipio y cabecera departamental de Chontales, fueron juramentadas durante una gran Asamblea de Mediadores de Paz efectuada en el auditorio “13 de Diciembre de 1995” de la Facultad Regional Multidisciplinaria de la UNAN Managua en este departamento (UNAN FAREM Chontales).

La juramentación de los integrantes de las Comisiones la hizo María Verónica Torres, de la Comisión Nacional para la Ley de Cultura y Diálogo del Ministerio de la Familia.

Los directivos de la Comisión Municipal de Paz de Juigalpa, de izquierda a derecha Alvin Jarquín, Nallirys Aragón, Erwing de Castilla Urbina y Arístides Gómez Machado

El acto fue presidido por los directivos de la Comisión Municipal Permanente por la Paz; Arístides Gómez Machado, Secretario Departamental del Frente Sandinista; el Profesor Erwing de Castilla Urbina, Alcalde de Juigalpa y Coordinador de la Comisión Municipal Permanente por la Paz de Juigalpa; el doctor Julio Abaunza Flores, Decano de la UNAN FAREM Chontales y miembro de la Comisión; Alvin Jarquín, Secretario Político Municipal del Frente Sandinista; y Nallirys Aragón, Diputada del Frente Sandinista por el departamento de Chontales.

Compromiso de trabajar diario por la paz

La apertura al encuentro la hizo el maestro Erwing de Castilla Urbina, Alcalde de Juigalpa y Coordinador de la Comisión Municipal Permanente por la Paz del municipio, expresando que “La paz es un esfuerzo colectivo. Sin la paz no somos nada”, porque “Sin la paz no podemos construir la Juigalpa soñada. Disculpas si no puedo heredar la ciudad querida, soñada en el tiempo que me queda. Me comprometo a trabajar todos los días por la paz”.

El maestro Erwing de Castilla Urbina, Alcalde de Juigalpa, en la apertura de la Asamblea de las Comisiones de Paz de Juigalpa

En todo Juigalpa se trabaja y se busca la paz

Mientras que Alvin Jarquín, Secretario Municipal del FSLN y integrante de la Comisión, hizo un informe sobre el trabajo de las Comisiones de Paz del municipio, explicando que en Juigalpa se han formado 54 Comisiones de Paz que la integran 505 personas y de ellas 388 son mujeres y 117 son varones.

Pero además, en las acciones por la paz trabajan más de 2000 personas en los barrios, comunidades rurales y en las zonas urbanas como amas de casa, jóvenes, estudiantes, maestros, funcionarios públicos y trabajadores de diversas áreas del municipio.

Los miembros de las comisiones han visitado a unas 36 familias cuyos miembros fueron afectados por el conflicto que afectó al país en el 2018, ayudándolos con atención psicológica para superar los traumas que enfrentan, la como está establecido en la Ley de Atención Integral a las Víctimas o Ley 994.

A la asamblea asistieron los miembros de las 54 Comisiones de Paz del municipio de Juigalpa

Universidad para la Paz

Seguidamente, el doctor Julio César Abaunza Flores, Decano de la UNAN FAREM Chontales y miembro fundador de la Comisión Municipal Permanente por la paz del municipio de Juigalpa, quien destacó de los cuatro pilares en que descansa la paz y la tranquilidad del país.

El Decano Abaunza Flores dijo sentir mucho orgullo al ver el auditorio de la UNAN FAREM Chontales abarrotado de hombres y mujeres que sin distingos espirituales o sociales se unen para compartir y unir brazos con un sólo interés y voluntad, de trabajar por la paz, lo que demostraba la calidad de los integrantes de las Comisiones de Paz, que comenzaron a organizarse desde abril del 2018 por orientaciones del gobierno del Presidente Daniel Ortega, cuando comenzó la crisis en el país.

Agregó que esto contrasta con quienes van a pedir a un país poderoso que sancione a Nicaragua, “para que nos quiten la posibilidad de vivir en paz y tranquilidad”.

El doctor Julio Cèsar Abaunza Flores, Decano de la UNAN FAREM Chontales y miembro fundador de la Comisiòn Municipal de Paz de Juigalpa

También informó sobre el lanzamiento del Programa Universidad por la Paz, ocurrido el lunes 15 de julio de 2019 en la UNAN León, programa aprobado por el Consejo Nacional de Universidades (CNU) que se desarrollará en 10 universidades públicas y algunos centros de estudios superiores privados del país.

Pilares en que descansa el Programa Universidad para la Paz

Agregó que con este programa se pretende que todos piensen y trabajen por la paz, que en las aulas de clase, en las familias y en todos los ámbitos de la vida del país se trabaje por la paz.

Explicó que los ejes pilares principales del Programa están en la Constitución Política, porque establece que las bases jurídicas e históricas de lo que ha pasado en Nicaragua, donde todos sus ciudadanos quieren la paz, por tanto “todos debemos promover la paz y la cultura”. Es decir que el principal pilar del Universidad para la Paz es el ordenamiento jurídico del país que se promueve desde la Constitución Política.

Alvin Jarquín, Secretario Municipal del FSLN en Juigalpa, al hacer el informe sobre la integración de las Comisiones de Paz de Juigalpa y del trabajo desarrollado al momento

El segundo pilar es lograr la pacificación y la concordia entre los géneros masculino y femenino, del respeto absoluto a la mujer, porque la mujer es una necesidad para tener una buena comunidad y eso debe complementarse con la participación del varón, para que la vida se siga en paz y se pueda impulsar el desarrollo del país, avanzando hasta obtener el mejor bienestar para todos.

El tercer pilar es el respeto Madre Tierra, la protección al medio ambiente en general, explicando que los seres humanos están tratando a la tierra como si fuera una enemiga, causándole tanto daño que ahora los resultados se están volcando contra el mismo ser humano.

María Verónica Torres, de la Comisión Nacional para la Ley de Cultura y Diálogo

Expresó que la Madre Tierra es la única que permite tener la comida necesaria para existencia de la humanidad, por tanto se le debe dar el trato que ella necesita protegiendo los bosques, no votando basura en los campos ni en los ríos, no contaminándola, no matando a los animales.

El cuarto pilar es la interculturalidad de Nicaragua, cuya población está mezclada de distintas razas, costumbres y valores culturales y hasta diferentes idiomas.

Es decir que todos los nicaragüenses deben reconocer que la paz atraviesa por reconocer esa gama amplia de culturas que tiene el país; desde la cultura alimenticia, del trabajo, de las artes, de la danza, del color de piel de los pueblos de la Costa Atlántica, que además tiene una gran riqueza biológica y turista.

El Grupo de Danza Loviguisca de la UNAN FAREM Chontales, con la danza Raìces, puso el momento cultural en el encuentro

Finalmente, María Verónica Torres, de la Comisión Nacional para la Ley de Cultura y Diálogo, explicó sobre este arduo proceso de trabajar por la paz y la tranquilidad de la población que el gobierno de Nicaragua desarrolla en todo el país y seguidamente juramentó a todos los integrantes de las 54 Comisiones Municipales por la paz que están funcionando en el municipio de Juigalpa.

¡2019: Año de la Reconciliación!

¡A la libertad por la Universidad!