“El examen estaba sencillo, lo sentí fácil porque es lo que estudiamos en secundaria y lo que repasamos en las guías de estudio, pero la tensión sigue sobre nosotros mientras no sepamos si clasificamos para alguna de las dos carreras que aplicamos” coincidieron las bachilleras Lisamari del Socorro Taleno Hernández y Natali Saraí Salmerón, quienes formaron parte de los 951 bachilleres que hicieron el Examen de Admisión en la UNAN FAREM Chontales el domingo 26 de enero de 2020.

El Examen de Admisión se efectuó en 23 aulas del Recinto Universitario «Cornelio Silva Argüello» de la UNAN FAREM Chontales.
Los resultados del examen se conocerán el 7 de febrero en el sitio de internet de la UNAN Managua https://www.unan.edu.ni/ , mientras que las matrículas se efectuarán del 10 de febrero al 7 de marzo 2020.

Eran 1,013 bachilleres que harían la prueba en búsqueda del estudio de una carrera universitaria en esta facultad de la UNAN Managua, pero hubo una asistencia de 951 bachilleres, el 94 por ciento del total, un porcentaje muy alto de asistencia.

La realización del Examen de Admisión se desarrolló de manera normal y sin incidencias, pero se lamentó la inasistencia de 60 bachilleres, que representan el 6 por ciento menos del total.

Los primeros bachilleres ingresando a la UNAN FAREM Chontales a las 6:30 de la mañana del domingo 26 de enero de 2020.

Lisamari del Socorro se bachilleró en el Instituto Nacional “San Sebastián” de Acoyapa, Chontales: mientras que Natali del Socorro es originaria de El Ayote, Región Autónoma del Caribe Sur (RACS), donde estudio el primer semestre del 2019 y el segundo semestre en el Instituto “Pablo Hurtado” de Juigalpa, donde se bachilleró. Ellas están entre los primeros aspirantes que terminaron el examen, a las 10:00 de la mañana.

Es decir, que ellas formaron parte de los 951 bachilleres que hicieron el Examen de Admisión en el Recinto Universitario “Cornelio Silva Argüello” de la Facultad Regional Multidisciplinaria de la UNAN Managua en Chontales (UNAN FAREM Chontales).

Los maestros que aplicaron el examen, revisando las pruebas y el listado de los 1.013 aspirantes que se esperaban.

Alta asistencia de aspirantes para estudiar en la UNAN FAREM Chontales

Los bachilleres comenzaron a llegar al recinto desde las 6:00 de la mañana y se les permitió el ingreso a partir de las 6:30 de la mañana y de inmediato se les dirigió hacia las 23 aulas donde harían el examen.

Los padres de familia u otros familiares ingresaron a eso de las 7:30 de la mañana para esperar a sus hijos en otras áreas del recinto.

Los maestros ingresaron a las aulas a las 8:15 de la mañana y comenzaron a pasar asistencia y dar las orientaciones de cómo resolver las pruebas de Lengua y Literaturas Hispánicas y Matemáticas y el tiempo que tenían para cada una.

Los padres de familia ingresando al recinto para esperar a sus hijos.

El Examen de Admisión comenzó a las 9:00 de la mañana y muchos lo concluyeron antes de las 10:00 am. Los últimos bachilleres lo terminaron a las 12:00 del mediodía.

Enfocarse en el estudio para lograr buenos resultados

A la bachiller Natali Saraí Salmerón se le observaba segura al salir del aula donde hizo la prueba. Afirmó que se sentía confiada en el resultado del examen, porque no era complicado como le habían dicho. “Yo pensé que era como muchos lo dicen, que era muy complicado. Fue fácil, pero esperaré los resultados.

Las bachilleres Lisamari del Socorro Taleno Hernández y Natali Saraí Salmerón instantes después de hacer el examen, a eso de las 10:00 de la mañana.

Mientras que la joven Taleno Hernández expresó: “Creo que si todos los jóvenes nos enfocáramos en lo que queremos tendríamos excelentes resultados. Nosotras esperamos resultados positivos”.

“La mayoría de los temas estudiados se nos habían olvidado, pero con los repasos los recordamos fácilmente, porque refrescamos nuestra memoria de lo que habíamos visto durante la secundaria. Fue muy sencillo, pero uno tiene que estar seguro de la respuesta a la ecuación que estaba resolviendo”.

Una parte de los padres de familia esperando a sus hijos en uno de los comedores de la facultad.

“Entré al examen con nervios debido a la tensión de pensar en que podría ser difícil y en si iba a clasificar o no, y porque venimos con una responsabilidad de lograr lo que anhelamos. Pensar en si no lo aprobamos nos sigue manteniendo en esa tensión. Yo espero un buen resultado porque estuvo fácil”, reiteró Lisamari.

 

 

¡2020: Año de la Educación con calidad y pertinencia!

¡A la libertad por la Universidad!