“El agua es tan viva como el ser humano, que si se le trata bien allí estará siempre, pero si se le trata mal… se va”, es la reflexión que hizo el maestro MSc. Emilio José López Jarquín, Decano de la Facultad Regional Multidisciplinaria de la UNAN-Managua en Chontales (UNAN-FAREM Chontales) durante la apertura del VI Foro del Agua 2017 que cada año desarrolla el Comité de la Subcuenca del Río Mayales.

Además de hacer una reflexión sobre el grave daño que cada día se le causa a la naturaleza, al punto que el ser humano está atentando contra su propia existencia, advirtió que “Se cree que se puede jugar con la naturaleza, pero no se puede jugar con ella, porque tiene sus propias reglas”, por tanto si se le daña, las consecuencias serán para sus mismos agresores, porque “tendremos menos agua cada dìa”.

Mayales Vive

Este comité trabaja guiado por el lema “Mayales vive, actuemos hoy para un mejor mañana”, con el objetivo de la recuperación del manto acuífero del río, que se ubica en los municipios chontales de Juigalpa, San Francisco de Cuapa y Comalapa.

Aydalina Berroteran González, Presidente del Comitè de la Subcuenca del Rìo Mayales dando el informe de trabajo del período 2017-2018

Este organismo funciona con el apoyo técnico y financiero de las agencia Cooperación Alemana, Programa de Asistencia Técnica en Agua y Saneamiento (Proatas) y la GIZ. Es una instancia plural, de concertación y gestión por el medio ambiente, que permita la recuperación y protección de los recursos hídricos de la cuenta de esta importante corriente chontaleña que cruza los municipios mencionados y a la vez contribuir en reducir la contaminación del lago de Nicaragua. La Cooperación Alemana estuvo representada por Anke Peine, Coordinadora de PROATAS-GIZ.

Al foro que se desarrolló en el auditorio “13 de Diciembre” del Recinto “Cornelio Silva Argüello” de la UNAN-FAREM Chontales, asistieron el comité en pleno que está integrado por personas de las comunidades preocupadas por la grave situación en que se encuentra el río Mayales, otrora refugio de los ya desaparecidos Caracolitos Negros. También hubo representaciones de las autoridades edilicias de estos municipios, entre otras representaciones de organizaciones sociales del departamento o a título personal. La UNAN-FAREM Chontales también es parte del Comité desde el 2013.

Aprobaron las estrategias de trabajo  2017-2018

Además de ratificar a algunos miembros del Comité en sus cargos o elegir a nuevos integrantes para el período 2017-2018, se conoció el informe del trabajo desarrollado durante el período 2016-2017 y se definieron los planes para el próximo año conforme el Plan de Gestión Integrada de Recursos Hídricos de la Subcuenca Mayales, como el monitoreo del comportamiento de los niveles de agua en  el subsuelo, la arborización y la sensibilización de la ciudadanía y de las autoridades municipales, y de empresas privadas, productores y de organizaciones sociales.

Este plan se desarrolla con el apoyo de las municipalidades de Juigalpa, San Francisco de Cuapa y de Comalapa; lo mismo que de las instituciones del Estado como MARENA, INAFOR, TECNOLOGICO, UNI, UNA, IPSA, MINSA, MINED, MEFFCA.

El evento fue presidido por » el maestro Emilio José Lòpez Jarquìn, Aydalina Berroteran Gonzalez, Anke Peine, Coordinadora de PROATAS-GIZ, la concejal Mayra Centeno, don Manuel Zelaya, Alcalde de Cuapa y doña Triana Fernández de Comalapa

El maestro Luis Moreno del Cira de la Unan-Managua informó sobre el estado en que se encuentra el Río Mayales, Aydalina Berroteran González hizo el informe anual del trabajo desarrollado y el pleno del Comité ratificó el compromiso de continuar trabajando por la recuperación de la cuenca del Mayales.

Ha desaparecido las hermosas corrientes y pozas de muchos ríos del país

Durante su saludo a los asistentes al foro, el maestro López Jarquín recordó algunos antecedentes del estado en se encontraban los recursos hídricos de Nicaragua y sus bosques, situación ahora muy lastimosa que nunca se pensó sufrirían los nicaragüenses y la humanidad, pues el daño ha sido causado en todo el mundo.

Recordó que en su niñez acostumbraba irse a bañar a las normes y serenas pozas azules del Río Coco, en el departamento de Nueva Segovia, pero ocurrió que algunas personas comenzaron a lanzar cáscaras del árbol de güiligüiste a las pozas para matar a los peces y luego comerlos. Entonces, la gente no solamente mataba a los peces que necesitaban para alimentarse, sino que los animalitos comenzaron a morir en abundancia. Esta cáscara produce un químico tan fuerte que es usada para curtir cueros de vaca en las curtiembres.

Después comenzaron a usar el químico Clorato de Potasio. Lanzaban el producto a las pozas, causando una mortandad de animales y una tragedia ambiental, pero en ese tiempo no se entendió su magnitud.

Desaparecieron los bosques

También recordó que en los llanos y cerros segovianos y chontaleños abundaban los árboles de todo tipo, desde arboles comunes hasta de maderas preciosas. Abundaba el guayacán, el camíbar, el granadillo, la caoba, pochotes. Tal es el caso de Acoyapa, desde estos abundaban desde la carretera de entrada a la ciudad. Hoy sólo quedan unos que otros.

Juramentando a la directiva que trabajarà durante el perìodo 2017-2018

“Parecía que los árboles y el agua nunca se iban a terminar. Se creía que los recursos de la tierra eran infinitos”, se lamentó.

Otro ejemplo que puso fue el cauce que surca el terreno de la UNAN-FAREM Chontales, donde hasta hace pocos años tenía aguas cristalinas, abundaban peces de todo tipo, las tortugas y los cuajipales, pero en la parte alta de la corriente se construyó un reparto y los dueños también hicieron una gran pila séptica y las aguas putrefactas comenzaron a caer al riachuelo. Como resultado los animales desaparecieron.

También se refirió a la Estación Biológica, que es una finca de la universidad, ubicada en las faldas de Hato Grande. La universidad con sus estudiantes comenzaron a recuperar el bosque y ahora abundan animales de toda especie y la quebrada que la cruza mantiene agua durante todo el año.

Esto es contrario con lo que ocurre en las propiedades vecinas que han sido deforestadas por sus dueños y ahora padecen de la falta total del agua, porque ella se infiltra en el subsuelo en cuanto entra a esas propiedades.

Al final exhortó a todos a cuidar los recursos naturales, porque de lo contrario “Cada día tendremos menos agua”

¡A la libertad por la universidad!