La entrega de alimentos de la UNAN FAREM Chontales a los niños de las escuelas El Naranjal de la Comarca San Miguel de Juigalpa, ha contribuido a mejorar al mejoramiento de la asistencia hasta en un 100 por ciento y al aprendizaje de los niños porque ponen más atención durante las clases, afirmó Jersson Alberto Loáisiga Morales, maestro del Cuarto Grado de dicho centro escolar rural.

Los niñitos esperan calmaditos por su momento y luego se retiran felices a disfrutar las comidas y el refrigerio

El miércoles 25 de septiembre de 2019, nuevamente se entregó 54 refrigerios a los niños de esta escuelita de la comarca San Miguel, ubicada 14 kilómetros al Oeste de la ciudad de Juigalpa y otras 140 porciones para los pequeños del Colegio Bautista Ebenezer, ubicado de la rotonda Complejo Judicial 2 cuadras al este y 1 cuadra al norte en la ciudad de Juigalpa.

El maestro Loáisiga Morales expresó que la comunidad de la escuelita El Naranjal está muy agradecida con las autoridades académicas de la Facultad Regional Multidisciplinaria de la UNAN Managua en Chontales (UNAN FAREM Chontales), por los alimentos que han estado entregando a los niños.

La niña Jobeylin Daniela Galagarza Murillo agradeció a la UNAN FAREM Chontales por dar la oportunidad a que los estudiantes pobres estudien una profesión y por ayudar con la merienda escolar a los niños de su escuela El Naranjal.

“Estos alimentos son de una gran ayuda para los niños porque sabemos que muchos de ellos asisten a clase sin desayunar. Estos alimentos les ayudan a mantenerse fuertes y a concentrarse en las clases porque ya no están con hambre”, agradeció.

Aseguró que de esta manera se ayuda mucho a los niños porque los habitantes de la comunidad de San Miguel son muy pobres. “Con esta ayuda, la UNAN FAREM Chontales está contribuyendo a mejorar la asistencia de los niños a clases y en la calidad de la educación porque ponen más atención”, explicó.

Ha Mejorado la asistencia a clase

Reveló que desde la UNAN FAREM Chontales comenzó a llevar alimentos y refrigerios a los niños, asistencia a clase que era de un 60 a 70 por ciento anteriormente, se incrementó hasta a un 98 a 100 por ciento.

El maestro Jersson Alberto Loaìsiga, de la Escuela El Naranjal, afirmó que toda la comunidad de la comarca San Miguel está agradecida con los alimentos que la UNAN FAREM Chontales entrega a los niños de la escuela.

En esta escuela estudian 34 niños (19 niñas y el 15 niños) en preescolar, multinivel y de primero a sexto grado de primaria y atendidos por tres maestros; una maestra con los niños de preescolar comunitario, otra maestra atiende de los pequeños del primero a tercer grado y otro docente a los niños de 4to a sexto grado.

¡No nos olviden!

Mientras que la niña Jobeyling Daniel Galagarza Murillo, de 15 años, agradeció a la UNAN FAREM Chontales por la entrega de alimentos.

“Todas las comidas que han traído nos han gustado, porque tienen muchos nutrientes y han sido muy sabrosas. Esperamos la UNAN FAREM Chontales sigan ayudando a los estudiantes pobres para que puedan seguir estudiando. ¡Y a nosotros que no nos olviden!”

Al respecto, el estudiante César Alfonso Carranza Urbina, del Cuarto Año de Ingeniería Agroindustrial, uno de los que trabajó en la preparación y entrega de alimentos el miércoles 25 de septiembre, expresó que como él, todos sus compañeros están dispuestos a seguir apoyando este proyecto que desarrolla la UNAN FAREM Chontales en las escuelas de las comunidades más pobres de Juigalpa.

El equipo de estudiantes, docentes y trabajadores administrativos que trabajando en la entrega de alimentos en la Escuela El Naranjal de Juigalpa.

“Creemos que este es un buen proyecto de ayuda a los niños, ya que estos alimentos son muy nutritivos y contribuyen en su crecimiento y desarrollo”, expresó.

Agregó que los estudiantes también se benefician porque en la preparación de las comidas y alimentos ponen en práctica los conocimientos adquiridos en la unidad, como el proceso de inocuidad para que no se contaminen y que los productos sean de alta calidad nutritiva para ayudar a los niños en su crecimiento físico y tranquilidad mental.

Es regocijante ver felices a los niños

Sin embargo, aseguró que los mejor de este proyecto es ver a los niños felices, con sus rostros sonrientes al recibir las comidas y refrigerios e irse a sus aulas de clase a degustarlos.

“Ver a los niños que van felices con sus alimentos es muy emocionante, porque sabemos que les estamos ayudando con estos alimentos y también a sus padres porque que también se ponen felices. En todos se observa esa sonrisa cuando reciben los alimentos”, afirmó.

El equipo de estudiantes, maestros y docentes que prepararon los alimentos que se entregaron el miércoles 21 de septiembre de 2019

Quienes han estado ayudando en la preparación y entrega de los alimentos a la escuelita de El Naranjal y del colegio Ebenezer son los docentes y los estudiantes de Primero a Quinto Año de la carrera de Ingeniería Agroindustrial, dirigidos por los maestros Ronald de Jesús Guido Martínez, Coordinador de la dicha carrera; y Karla Patricia Castilla, Coordinadora del programa Observatorio de la Calidad de Vida y Desarrollo de la Educación para la Salud (OCAVIDEPS)

El programa de la merienda escolar para los niños de los centros escolares El Naranjal y Ebenezer de Juigalpa es parte del programa OCAVIDEPS, que la UNAN FAREM Chontales impulsa con la colaboración de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla, España, con el objetivo de contribuir en lucha contra los riesgos psicosociales y la pobreza en los sectores vulnerables de Juigalpa.

¡2019: Año de la Reconciliación!

¡A la libertad por la Universidad!