Sandra Meza Hurtado tiene sólo 22 años, es habitante del barrio Héctor Ugarte de la ciudad de Juigalpa. Es una jovencita morenita muy sencilla o algo tímida, de baja estatura, estudiante del V Año de Licenciatura en Enfermería Materno Infantil de la Facultad Regional Multidisciplinaria de la UNAN-Managua en Chontales (UNAN-FAREM Chontales).

Al comenzar a hablar con ella no aparenta ser la persona de decisiones firmes y que no retrocede ante las adversidades, pero en el transcurso de la conversación, uno se da cuenta que está ante una de esas estudiantes que da orgullo tener en nuestra facultad.

Ella procede de una familia muy pobre, donde su mamá ha sido el pilar fundamental del hogar y Sandra es la única de sus hermanos que logró llegar a la universidad, la UNAN-FAREM Chontales, donde está por culminar sus estudios superiores con una buena formación profesional gracias a su dedicación y al empeño de sus maestros.

Por eso cuando le pregunto de otros estudiantes que se han retirado o bajado la calidad de sus estudios debido a alguna situación personal y sobre ¿Qué haría ella ante situaciones difíciles? y, casi sin concluir la pregunta, respondió con firmeza: “Yo no me dejaría vencer, buscaría la manera de estudiar, me buscaría un trabajo y no me detendría”. No puedo negar que su respuesta me gustó mucho y que hasta me causó una gran impresión escucharla.

Sandra Meza Hurtado -de chaleco crema- y Arelys Urbina durante la exposición del tema La Resiliencia en Adolescentes

Sandra fue entrevistada luego de que junto a sus compañeras Arelys Urbina, Brenda Marín e Isaura Zafriam expusieron el tema La Resiliencia en Adolescentes durante el Segundo Foro de Adolescentes 2017 que forma parte de la asignatura Enfermería del Escolar y el Adolescente.

Capacidad de vencer a las adversidades

Sandra, quien comenzó la exposición, dijo que “la Resiliencia es la esencia humana de la transformación ante la adversidad”. Hay estudiosos de la Psicología que la definen como la capacidad de resolver problemas durante la vida, y con ello no dejar que algunas de la psicopatologías afecten a la calidad de vida de la persona”.

Ella instó a los adolescentes y a sus compañeros estudiantes a ser capaces para hacer frente a las adversidades de la vida aunque sean muy graves; como los traumas personales, tragedias, amenazas o tensiones, problemas de salud, desarticulación del hogar y relaciones familiares difíciles o situaciones estresantes del trabajo, de estudios o financieras y superarlas e, inclusive, ser transformados por ellas. Es parte del proceso evolutivo y debe ser promovido desde la niñez, afirmó.

Aún en la noche más oscura aparece una luz

En efecto, cuando la pobreza agobia y no se ve ninguna luz en el horizonte, muchos creen no tener ninguna oportunidad para salir de esa situación tan difícil y que no queda otro camino que aprender algún oficio y seguir reproduciendo más pobreza. Es cuando sobresalen estas personas y hasta se destacan ante la sociedad, convirtiéndose en grandes ejemplos para la juventud.

Hay personas para quienes la pobreza sería un mal chiste y se esfuerzan hasta vencerla. Son personas que desde que nacieron parecía que no tendrían ninguna oportunidad en la vida como llegar al mundo sin piernas ni brazos, sólo sin piernas, otros sin brazos, ciegos, otros a quienes no les sirve nada de su cuerpo y hasta la cabeza les funciona con dificultad, ni siquiera pueden hablar de no ser mediante aparatos especiales y aún así…­ brillan como una estrella en el firmamento.

El profesor Marcos Antonio Reyes Centeno durante la apertura del Segundo Foro de Adolescentes 2017

Hay quienes son sanos pero pobres, para ellos esa condición no es ningún obstáculo para brillar y sorprender al mundo. Muchos  han despuntado en la vida desde situaciones extremadamente difíciles, desde la nada. Otros se dejan vencer y se hunden en el fracaso.

Un nicaragüense que brilla tocando guitarra con sus pies

Entre ellos están el nicaragüense José Antonio Meléndez, quien no tiene brazos pero con los dedos de sus pies toca la guitarra de manera magistral, lo ha hecho para el Papa Juan Pablo Segundo y se presenta en conciertos internacionales.

Otro es el Nicholas James Vujicic, más conocido como Nick Vujicic, quien nació el 4 de diciembre de 1982 en la ciudad de Brisbane, Australia, sin brazos y sin piernas, situación causada por el síndrome Treta-amelia, y con sólo una formación menor conocida como Meromelia en el lago izquierdo, que es un piecito.

Nick es un ejemplo de vida y un gran luchador, pese a su discapacidad y limitaciones físicas, desde su niñez se enfrentó a mucho sufrimiento por burlas de los niños y hasta le rechazaron su ingreso a la escuela en el Estado de Victoria, pero después las cosas cambiaron y su familia se trasladó a la ciudad Melbourne para darle mejor calidad de vida. Muchas veces quiso suicidarse, una vez se iba a dejar caer a una piscina para ahogarse, pero recordó que no debía causarles tanta tristeza a sus padres que lo amaban sin reparos.

Así­ entró a la escuela y llegó a la educación superior donde se graduó en Licenciatura de Contabilidad y Planificación y ahora da charlas en el mundo enseñando a cómo superar la falta de oportunidades tan serias como las suyas y hasta se casó y tiene dos hijos.

La Roca

También se puede mencionar al actor y luchador Dwayne Johnson, “La Roca”, quien en la niñez y hasta su juventud vivió en extrema pobreza con sus padres, pero con un gran sueño para triunfar. Era jugando futbol americano, pero el sueño de brillar en ese deporte se le truncó durante un accidente que le fracturó varias costillas y ya no pudo volver a jugar.

El profesor Marcos Antonio Reyes Centeno durante la apertura del Segundo Foro de Adolescentes 2017. Foto tomada de internet

Su niñez, adolescencia y juventud le fue tan difícil que en una ocasión su familia fue desalojada de la casa donde vivía, el dueño le tiró las cosas a la calle. Debido a la situación de pobreza La Roca enfrentó problemas de comportamiento muy serios y fue arrestado al menos 10 veces.

Pero él no se rindió y le pidió a su padre, quien era luchador, que lo entrenara y así­  abrirse un camino en la vida por otro campo que lo condujo a ser la estrella de la lucha y del cine que hoy conocemos.

La entrevista

Y luego de que presentarnos, la muchacha comenzó a reflexionar de lo mucho que a ella y a sus compañeras de grupo les había servido haber investigado para exponer sobre el tema de La resiliencia.

Sandra: No sabíamos sobre el significado de resiliencia. Es un tema muy bonito porque uno debe conocer de sus capacidades para hacer frente a las adversidades. Si nos damos cuentas de nuestras capacidades podemos fortalecernos ante las dificultades y vencerlas. Nos dedicamos con todo el corazón a investigar este tema.

Conocimos de Nick Vujicic, quien nació sin las extremidades inferiores y superiores, pero sus capacidades mentales y su actitud ante la vida fueron superiores y pudieron más que su incapacidad física.

Yo animaría a todas esas personas que se sienten tan débiles, a quien tal vez le falta un miembro de su cuerpo y están tristes, que se sienten vacíos, que no tienen ninguna ayuda, a que busquen en quien apoyarse, que les aconsejen, que les hablen. Uno también puede apoyarse en grupos sociales, en las iglesias, y como principal fuente la familia y las buenas amistades.

El guitarritas y cantante nicaragüense José Antonio Meléndez. Foto tomada de internet

Tenemos a nuestra madre que siempre está aconsejándonos y dando el apoyo, busquémosla a ella que es la mejor persona para refugiarnos. En la iglesia nos enseñan el camino correcto a seguir y a no dejarse vencer.

No dejarse dañar la autoestima

Si a nosotros nos pasa algo que nos dañe, no nos aflijamos, sino que saquemos fuerzas de eso para seguir adelante con decisión.

En la escuela uno siempre pasa por discriminaciones y le califican de malo, burro y otras cosas, entonces uno debe superar eso y no creerse inferior, sino decirse si fallo en esto y me dicen eso, le demostraré que soy mejor y que saldré adelante. No creer en esos señalamientos que nos bajan la autoestima.

Luego explicó que la carrera de Licenciatura en Enfermería Materno Infantil la comenzaron 42 y ahora hay 39. De las tres compañeras que se retiraron, uno porque iba mal en clase y se desanimó por completo, otra se desanimó porque tenía tatuajes en el cuerpo y por eso se le había bajado la autoestima y siempre sacab­a notas bajas. Se afligió porque le decían que con esos tatuajes no encontraría un buen trabajo.

Explicó que esos comentarios se los hacían sus mismos familiares y la muchacha se desanimó tanto que se retiró.  “Pero ahora me da gusto verla porque regreso a la universidad luego de borrarse los tatuajes”, revelaba al tiempo que en su rostro se dibujó una sonrisa de satisfacción.

Sandra: No hay que dejarse llevar por lo que le dicen a uno. Si hay obstáculos hay que superarlos. Ella se borró los tatuajes. Perdió dos años de clase, pero está de regreso y con grandes deseos. Y la otra fue porque se cambió de carrera.

Si a uno le gusta lo que estudia siempre se triunfa

La mayoría hemos luchado por mantenernos en clase. Nos han dicho que el trabajo de enfermera es cansado porque no tenemos descanso durante toda la noche y hasta en época de vacaciones como el resto de trabajadores, pero si a uno le gusta lo que estudia siempre se triunfa.

El australiano Nick James Vujicic es un gran ejemplo de que se puede triunfar y llegar muy alto si hay decisión y que no importan las limitaciones por graves que sean. Imagen tomada de internet

En las prácticas (en las unidades de salud) he sentido nervio porque es algo nuevo y de mucho riesgo lo que estoy aprendiendo, un poquito cansado también.

¿Crees que la situación económica es determinante para salir adelante?

Es un obstáculo, está entre los factores de riesgo en que muchos fracasan al estudiar

¿Pero, te dejarías vencer por eso?

-Yo no me dejaría vencer, buscaría siempre la manera de estudiar, me buscaría un trabajo y no me detendría.

¿Cómo es la condición económica de tu familia?.

-En mi casa sólo mi mamá trabaja, es el único sostén de mi familia. Somos cuatro hermanos, pero ellos tienen su propio hogar.

¿Entonces, tu mamá es resiliente porque ella no se ha dado por vencida?

-Así­ es, mi mamá es resiliente, es buen ejemplo mi madre. Ya comienzo a retribuirle sus esfuerzos. Antes ella acudía al centro de salud cuando necesitaba que le pusieran alguna inyección que el médico le había recetado, ahora me tiene a mí­ y yo se la aplico.

¿Este trabajo de investigación te ha dejado mucho conocimiento?

-Si, ahora yo puedo transmitir este conocimiento y me imagino que a quienes les impartimos la conferencia les debió quedar un poquito para reflexionar y con ese objetivo se hace, para que ese conocimiento lo transmitan a otras personas. Yo lo haré.

Te imaginas si tu mamá se hubiera conformado con su trabajo y por no tener capacidad para tantos hijos, lo que no hicieron por ella, lo está haciendo por Ustedes. ¿Qué nivel tiene?

Sandra en otro momento de la exposición del tema La Resiliencia en Adolescentes

-Sólo pudo estudiar la primaria.

¿En qué trabaja?

-De ama de casa

¿Te das cuenta, que el mejor ejemplo lo tienes en tu casa, en tu madre?.

-Si­, pero no sabía del concepto de resiliencia

¿Sabes de compañeros universitarios que han pasado este tipo de dificultades y las han vencido?

-Si, varios

-Escuché de un señor que llegaba a dormir en el parque de Juigalpa, y luchó en esas condiciones hasta terminar sus estudios de Licenciatura. No se dejó vencer. Se refería a José Miguel Crespín, estudiante de la Licenciatura en Bioanalisis Clínico en la UNAN-FAREM Chontales

Todo depende de la actitud que uno tome ante la vida. Que a uno no lo detenga nada, todo es luchar por lo que uno quiere, hasta alcanzarlo.

¿Tiene un motivo mayor que el que tenías hace una semana para ser aún mejor estudiante?

-Sí­, este tema me motivó mas, a seguir adelante y ahora que reconozco que el mejor ejemplo lo tengo en mi casa con mi mamá con mucha mayor razón. Mi madre me dice que lo que ella no pudo hacer y lo que no lograron sus hijos mayores, yo lo estoy haciendo.

Sobre todo por ella quiero salir adelante para ayudarle y lograr que descanse de tanto trabajar. Mi papá nos abandonó, por eso mi madre es todo en mi vida.

Estudiantes asistentes al Segundo Foro de Adolescentes

¿Y tus cuatro compañeras de clase, qué condiciones tienen?

-Hay una compañera que es muy tímida, muy nerviosa, se traba en las exposiciones a veces se desmaya por los nervios. Pero al trabajar en este tema en el grupo lo hemos analizado con ella y la animamos a que tuviera el valor de pasar al frente y exponer, demostrando que puede. Ella me dejó asombrada porque pudo superar sus nervios y expuso lo que le correspondía. Creo que ha comenzado a superar el problema.

Otra compañera es madre de dos niños 5 y 8 años. Su marido la abandonó al nacer los pequeños. Entonces ella no se rindió ni dejó de estudiar. A diario se levanta desde las 4 de la mañana a echar tortillas para vender. Así mantiene a sus hijos y se ayuda puede estudiar en la universidad. Ella vive en el barrio Padre Miguel de Juigalpa.

La otra compañera vive en Acoyapa, por ello tiene que viajar diario para venir a estudiar a Juigalpa y pasa muchas dificultades con el dinero para los pasajes y comer. Hay días que nos dice “no tengo para el pasaje”, pero ella busca donde conseguir dinero y no deja de venir a clase, pero si los reales tampoco le ajustan para comer, lo bueno es que en el grupo siempre traemos comida y si alguna no trajo alimentos o no tiene para comprar, compartimos la nuestra.

El mayor problema es cuando estamos en práctica que, como en el caso de ella tiene que salir de su casa desde las 4 de la mañana porque entramos a las 5 de la mañana a trabajar. Entonces para ella es más difícil porque viaja y si consigue para el pasaje no trae para comprar su comida, pero ahí­ está  luchando y no se retira de clase. En este grupo hay buen ejemplo de resiliencia.

¿Qué pasa si algún compañero deja de llegar a clase, lo llaman, lo visitan, qué hacen?

-En mi grupo, cuando alguien no viene a clase, todos nos preocupamos y nos estamos llamando para preguntar por qué falló a clase tal compañerita y le llamamos para saber que le sucede y si tiene algún problema buscamos como ayudarle.

Esta fue la gran lección que este trabajo que investigaron y expusieron estas cuatro estudiantes de enfermería, descubrir que ellas son personas resilientes, pero a pesar de las adversidades, están luchando con mucha fuerza para culminar su carrera y convertirse en profesionales para ayudar a sacar a sus familias de la pobreza y contribuir en el desarrollo de la sociedad.

Al final le expresé: Yo le doy un consejo. No sea buena ni de las mejores como estudiante, sino que siga en búsqueda por ser la mejor. (Redacción Mario Sánchez Paz)

¡A la libertad por la universidad!