Mediación filosófica entre poesía y la narrativa de Rubén Darío

  • 0
Doctora Addis Esparta Díaz Cárcamo

Mediación filosófica entre poesía y la narrativa de Rubén Darío

Category : Noticias

Rubén Darío, Padre del Modernismo y el máximo exponente de la “raza escogida” de la poesía nicaragüense y Latinoamericana, que dejó una extensa obra rica en alegorías, metáforas, de filosofía, estéticas y metafísica, era atormentado por el miedo a la muerte, de partir sin ser perdonado por Dios por algunos de los pecados que le martillaban en la cabeza, tal como lo expresa en varios de sus poemas y cuentos.

Sobre esa Mediación filosófica entre la poesía y la narrativa de Rubén Darío versó la conferencia magistral que dio la doctora Addis Esparta Díaz Cárcamo, docente de la Facultad de Educación e Idiomas de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua),  a estudiantes y maestros de la Facultad Regional Multidisciplinaria de ésta Alma Mater en Chontales (UNAN-FAREM Chontales) como parte de las actividades en homenaje, durante todo el 2016, del centenario de fallecimiento de nuestro Poeta Universal.

Doctora Addis Esparta Díaz Cárcamo

Doctora Addis Esparta Díaz Cárcamo

Como toda la obra de Darío es arte y estética, la conferencia cerró con la puesta en escena del grupo de Danza Contemporánea de la UNAN-Managua, con la obra “La Puesta en el Sepulcro”, que es una danza sobre la vida, obra y muerte de Rubén Darío, dirigida por el maestro Ari Reyes. Esta danza es para contemplarla, pues uno no puede dejar de observar cada escena, pues mediante el arte se transmite lo que fue la vida del gran bardo nicaragüense que sigue alumbrando al mundo.

Estimular a la juventud a conocer al gran poeta nicaragüense

La apertura a la conferencia la hizo el maestro Emilio José López Jarquìn, Decano de la UNAN-FAREM Chontales, quien además de presentar a la profesora Díaz Cárcamo y al equipo que la acompañaban, entre ellos Ally Reyes, Arturo Díaz Villanueva, el maestro Frank Martínez Báez, Coordinador de Letras y Artes de la UNAN-Managua, explicó que el objetivo de la Jornada Dariana que se desarrolla en toda la universidad, es que todos conozcan las diversas facetas que tiene Rubén Darío y para estimular a la juventud a investigar sobre él y conocer su obra.

Lamentó que generalmente no se da el reconocimiento que merecen quienes hacen cultura, porque se le considera como algo superficial y sin importancia y hasta como si fuera un accesorio que no contribuye al desarrollo del país o del pensamiento y de las ciencias.

MSc Emilio José López Jarquìn

MSc Emilio José López Jarquìn

El maestro López Jarquìn recalcó que “la cultura es un elemento cardinal para el desarrollo del país, pues sin cultura no anduviéramos ni calzados, sino aún en cueros. El baile, la danza, la poesía son expresiones de la cultura que derivan del quehacer cotidiano, del quehacer extraordinario de la humanidad para deleitar al espíritu y como parte del desarrollo que los seres humanos debemos tener”.

La lectura, el principal método para aprender

Se refirió a la contradicción de algunas personas, que consideran que la poesía es aburrida, igual la música, la literatura, la lectura, sin comprender que el principal método para aprender es la lectura.

El maestro exhortó a docentes y estudiantes a saberse al menos algún poema de Darío y pidió a una joven que recitara aunque fuera una estrofa de una de sus obras y ella recitó una estrofa del gran Caupolicán.

Luego les dijo algo que impactó profundo en quienes estaban en el auditorio. “Nosotros deberíamos saber algo de Rubén Darío. Ustedes no tienen idea de la dimensión que él tiene más allá de las fronteras.

Exclamó que Darío asombra a pesar que tiene 100 años de muerto. Y reafirmó: “Ustedes saben lo que significa que un nicaragüense, un latinoamericano que no nació hablando castellano, porque hablábamos otra lengua (nativa), saber lo que significa que este hombre, advenedizo del castellano, que ahora sea recordado como el que transforma el arte de las letras hace cien años.  Ese es un impacto increíble”.

Después que el maestro López Jarquìn hizo la introducción a la obra, la profesora Díaz Cárcamo, una gran conocedora de las letras y de la vida y obra de Rubén, dio su conferencia.

Maestros Marcos Antonio Reyes Centeno, Vice Decano de la UNAN-FAREM Chontales; y el maestro Rolando Enrique Cordero Aburto, Director del Departamento de Ciencias de la Educación y Humanidades

Maestros Marcos Antonio Reyes Centeno, Vice Decano de la UNAN-FAREM Chontales; y el maestro Rolando Enrique Cordero Aburto, Director del Departamento de Ciencias de la Educación y Humanidades

A Dario sólo se le puede entender estudiándolo a profundidad

Ella analizó varias obras del bardo nicaragüense y explicó que los escritos de Darío no pueden entenderse si son analizados de manera superficial y no ajustados al tiempo y a las influencias que tuvo de otros grandes pensadores de la época, como filósofos y hasta partes de la Santa Biblia.

Mencionó entre ellos a Immanuel Kant, de Karl Theodor Jaspers, de Arthur Schopenhauer, de Martin Heidegger, de Juan David Garcìa Bacca,  de pensadores griegos como Epicuro, de la metafísica y de la mística y hasta de los “Poetas Malditos” de Francia como  Charles Baudelaire.

Poiesis

Agregó que todas las obras de Darío son una obra de arte, de creatividad, de estética, de vivencias, de preocupaciones y de vida, que siempre escribía con el alma y el corazón, pues le ponía todo el amor, empeñado en que fuera una “poiesis”, una obra de Apolo, el dios griego del arte.

Así que afirmó que Darío trasladó a sus cuentos y poemas su experiencia metafísica, religiosa, mística y de la belleza.  Rubén no hablaba ni escribía nada sino era mediante la estética, dijo.

De una “raza escogida”

Por eso ella basó su conferencia sobre la Mediación filosófica entre poesía y la narrativa de Rubén Darío, quien además de pertenecer a “una raza escogida”, era un gran lector de la filosofía, “por eso cuando una persona lee y hace crítica a sus obras tiene que estar compenetrado de todo lo que es la filosofía”, explicó.

La puesta en el sepulcro, danza sobre la vida, obra y muerte de Rubén Darío

La Puesta en el sepulcro, danza sobre la vida, obra y muerte de Rubén Darío

Esto lo aclaró cuando analizó el cuento de El Rey Burgués, donde Darío llegò y observó que en uno de los salones del palacio tenía cuadros de Goncourt, de Watteau y de Chardin y diversas obras de arte. El Rey Burgués es el primer cuento que aparece en su obra cumbre Azul…

Analizó que cuando Rubén escribió ese cuento lo hizo describiendo a su patrón, quien acumula riqueza, arte, que es un amante de la armonía y de arrullo y del trino, pero era una persona normativa y totalmente fría y hasta manda a callar al poeta que aparece un día en su palacio, viéndolo de mala gana se dice: “¿Qué hace un poeta en mi palacio?”.

Buscando el Apolo

Entonces es cuando Darío le dio una lección al decirle què es ser poeta:  “yo abandono la musa de carne que llena el alma de pequeñez, viste de manera espléndida, habla con propiedad”. Quien habla con propiedad sobre el arte es el poeta, pues cuando Rubén hacía poesías las escribía con arte, con belleza, con creatividad, con raciocinio, por eso èl le respondió al escuchar el desgano con que el rey lo atendió:  “yo que hago, yo busco en el fondo del astro del cielo, yo busco el Apolo” y apolo significa belleza, el dios de la belleza para los griegos de la antigüedad y arte significa armonía, libertad, equilibrio”. Es lo que el poeta buscaba, ser de la Raza Escogida, afirma la doctora Díaz Cárcamo.

Por su parte Darío le dice al rey “¿Y què buscas vos? Al rey le gustan los placeres, la vulgaridad, coleccionar arte, pero de mal gusto.

Otra escena de la obra La Puesta en el sepulcro

Otra escena de la obra La Puesta en el sepulcro

La doctora Addis Esparta explicó que el mensaje del cuento es que los seres humanos solamente buscan “saciarse y saciarse”, pero hay un gran vacío en su existencia que no lo pueden llenar con la riqueza, porque sólo son acumuladores de placer. Eso no es arte, le decía Darío.

La profesora Addis Espata afirmó que como en este cuento, las obras de Darío tienen un enfoque metafísico y filosófico” y cada texto que escribía era un ideograma, pues transmitía una idea, buscando resolver los problemas de la vida; considerando que el hombre es un microcosmos, que forma parte de un cosmos total, que el hombre siempre es algo muy importante, que es la unidad de un símbolo, el mito, una metáfora.

Un poeta es un sol, un hálito de leche fecunda

La doctora Díaz Cárcamo expresó que cómo dice el filósofo Paul Valery,  al hacer el análisis del Sistema de Equivalencias y Analogías, no se puede estudiar un texto dariano si no es como parte de un sistema de equivalencias y analógico, pues Darío siempre trataba de dar un mensaje en sus obras narrativas o poéticas y no con palabras hermosillescas. Para Darío un poeta es sol, un hálito de leche fecunda, fértil. Un poeta es un genio que crea, una perla como él lo describía, pues una perla es algo muy bello y valioso

Incluso, dijo que para entender a Darío debe partirse desde la óptica de Paul Ricur, es decir desde la ética y desde la ontología. Ricur dice que toda comprensión se expresa mediante el lenguaje de la palabra y que esa comprensión sólo es entendible si se observa mediante la aflicción del ser, del onto. Y se dolor, ese sufrimiento lo expresó  Darío en varias de sus obras.

Una de esas obras es el poema “A Phocàs el campesino”, que fue dedicado a su hijo Rubén Darío Sánchez, quien murió por neumonía en 1904, una enfermedad que era endémica en esa época, cuando había mucha muerte de niños por este tipo de males. También lo expresa en Nocturno y en su gran lamento Lo Fatal. En muchos de estos poemas se observa la veta filosófica de Rubén Darío, afirmó la doctora Díaz Cárcamo.

Padre del Modernismo

Incluso fue firme cuando exhortó a no calificar a Darío como “Príncipe de las letras castellanas”, sino como Padre del Modernismo, porque es como estar diciendo que Darío es de España. “Nooo, Rubén Darío es Latinoamericano, independientemente que haya trabajado mucho la parte lingüística, pero es un poeta latinoamericano y tenemos que considerarlo como tal y no como un poeta español”.


Leave a Reply